El Hotel Valle de Oca es sinónimo de descanso, relajación, tranquilidad con auténtica calidad y originales detalles. El mirador de estilo veneciano fue el hilo conductor de una rehabilitación  inspirada en la Ruta de las Especias, los viajes de Marco Polo y las últimas exploraciones Africanas.

Deliciosas y confortables estancias, cada una con su propia personalidad pero todas ellas con un común denominador; abrazar el concepto de armonía, creando sensaciones únicas a través del color, el espacio y una cuidada decoración.

El resultado: un emocionante recorrido por diferentes épocas y continentes, descubriendo el gusto por el detalle y la sensualidad en delicados rincones de exóticas atmósferas coloniales para despertar en el interior de un mundo auténtico.